A la procesión con seguridad y devoción

44
procesión señor de los milagros

Mes morado, hay que ir con fe sí, pero también bien preparados.

Hace un par de años Joaquina se hizo devota de nuestro Cristo Moreno, luego de que su abuelito saliera ileso de una grave operación. Desde entonces la fe de Inés, la esposa piurana de su abuelo y de la de ella misma no ha sido igual. A diferencia de años anteriores, ellas asisten a las procesiones juntas. Un día iban tranquilas a ver al Señor hasta que algo angustiante ocurrió.

En medio del tumulto:

Joaquina se acercó al anda y al regresar a su sitio no pudo ubicar a Inés. Le llamó por celular y sonaba apagado. Telefoneó a casa luego de llevar horas buscándola y no dieron razón de ella. Su abuelo se preocupó mucho porque Inés era nueva en la capital. Ya se hacía de noche y Joaquina estaba llorando de la desesperación. Los minutos pasaban y nada.

Esta historia fue dura para Joaquina por eso me reuní con ella para darte unos consejos y evitar que pases por lo mismo. Tranquilo, más abajo te cuento qué hizo Joaquina para encontrar a Inés.

  • Deja tus bultos, tarjetas y documentos en casa, como también celulares de gran valor.
  • Si vas con la familia o en grupo, pónganse de acuerdo en un lugar de encuentro en caso de perderse algún integrante.
  • Ubica al toque a las ambulancias, zonas de seguridad y rutas de evacuación.
  • Si vas con pequeños o adultos mayores, sigue la procesión del Señor de los Milagros desde lugares abiertos, no dentro del tumulto.
  • En un lugar visible pégales una tarjeta sticker con su nombre, dirección y teléfono.
  • En toda situación de emergencia acude y atiende las instrucciones de policías, serenazgos, bomberos, personal de seguridad y miembros de la Hermandad del Señor de los Milagros de las Nazarenas.
  • Si conduces, evita el centro de Lima los días de procesión: 3/10, 18/10, 19/10, 28/10 y 1/9.  
  • Puedes seguir la ubicación de la imagen con el GPS. Descarga el aplicativo gratuito SDLM-ADLhttp://bit.ly/1LKef0c

Joaquina desde que pasó el susto de su vida, tomó precauciones. Ese mismo día, no llegó a encontrar a Inés sino a eso de las siete de la noche dentro de una particular tiendita con alusión a nuestro Cristo de Pachacamilla.  No pudo evitar pensar que encontrarla bajo esa señal fue un total milagro. Inés, nueva en la capital, no tenía dónde acudir, había sido despojada de su celular y no se acordaba de los números para llamar. ¡Cómo no estar de acuerdo con ella!

“Salvador, en estos días, sobre todo en estas aglomeraciones hay que ir con fe sí, pero también bien preparados”- Inés.

Por eso cuidense mucho y cuiden también a sus familiares.

Agente Salvador

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here