Que Es El Impuesto Quinto Real?

Que Es El Impuesto Quinto Real
El quinto del rey o quinto real era un tributo que se pagaba al rey cuando se capturaba una presa o descubría un tesoro y que era igual a la quinta parte de lo capturado o descubierto. Primero se le pagaba al rey su quinta parte y luego al minero tras buscar el valor del mineral que se había encontrado por su cantidad.

¿Cuál es la diferencia entre el quinto real y el diezmo?

El Quinto Real (Impuesto de la corona española ) La Corona española, como propietaria y usufructuaria del suelo y subsuelo americano de acuerdo con el dictamen de las bulas del papa Alejandro VI. En los Virreinatos existían centenares de minas particulares. El Quinto Real, o Quinto del Rey, fue un impuesto de 20% establecido por el rey de España en 1504 sobre oro, plata y joyas de las minas de toda la América española. Aunque el Quinto fue establecido por solo 10 años, permaneció hasta 1723 cuando fue reducido al diezmo (10%). parte eran minas de plata como Potosí o Caylloma. Los propietarios estaban obligados a pagar un impuesto llamado QUINTO REAL, pues se trataba de entregar a la Corona la quinta parte de los tesoros extraídos de los socavones. Este impuesto ascendía en principio al veinte por ciento de toda riqueza metálica o en joyas que fuera obtenida en sus colonias. Con la caída de los Reyes de la casa de Habsburgo y el ascenso de los Borbones al trono español, se emprenden una serie de reformas en pro de reactivar e incentivar la producción minera (en crisis por esas décadas).

¿Quién estableció el quinto real?

En particular la expresión quinto del rey o quinto real suele hacer referencia a un impuesto de la quinta parte establecido en 1504 por la Corona de Castilla sobre la extracción de metales preciosos, principalmente el oro y la plata, y otros artículos dentro de los territorios de lo que fue la América española.

¿Qué pasa si no pago el diezmo?

El pago del diezmo trae grandes bendiciones – El Señor dio la ley, Si seguimos Su ley, prosperamos; pero cuando seguimos lo que pensamos que es una mejor manera, sobreviene el fracaso. Cuando viajo por la Iglesia y veo los resultados del pago de los diezmos, llego a la conclusión de que no es una carga, sino una gran bendición 7,

Paguen un diezmo íntegro. Esta ley eterna, revelada por el Señor y practicada por los fieles desde los profetas de la antigüedad hasta el presente, nos enseña a poner al Señor en primer lugar en nuestra vida. Quizá no se nos pida que sacrifiquemos nuestro hogar o nuestra vida, como sucedió con los primeros santos.

Actualmente se nos da el desafío de vencer el egoísmo. Pagamos el diezmo porque amamos al Señor, no porque tenemos los medios para hacerlo. Podemos esperar que el Señor abrirá «las ventanas de los cielos» ( Malaquías 3:10 ) y hará llover bendiciones sobre los fieles 8,

  1. Seguimos el principio de reintegrar al Señor una porción de Su bondad para con nosotros, porción a la cual nos referimos como el diezmo.
  2. El diezmo es completamente voluntario.
  3. Podemos pagar el diezmo o no pagarlo.
  4. Los que lo hacen, reciben bendiciones que los demás no conocen 9,
  5. Mary Fielding Smith una madre pionera indómita que era la esposa y viuda del patriarca Hyrum Smith, hermano del Profeta Una primavera, cuando la familia abrió el depósito de papas, mandó a sus hijos a apartar las mejores para llevarlas a la oficina donde se pagaban los diezmos.

Junto a las escaleras de la oficina se encontró con uno de los secretarios, quien cuando los muchachos comenzaron a descargar las papas. «Hermana Smith», le dijo, recordando sin duda las pruebas y los sacrificios por los que había pasado, «es una vergüenza que usted tenga que pagar diezmos».

Él la reprendió por pagar el diezmo, y la trató de todo, menos de sabia y prudente La pequeña viuda se enderezó hasta alcanzar toda su altura, y dijo: «William, ¡debería darte vergüenza! ¿Quieres negarme una bendición? Si no pagara el diezmo, podría esperar que el Señor me retuviera Sus bendiciones; pago mi diezmo no sólo porque es una ley de Dios, sino porque espero una bendición al hacerlo.

Al obedecer esta y otras leyes, espero prosperar y poder proveer para mi familia» (Joseph Fielding Smith, Life of Joseph F. Smith, Salt Lake City, 1938, págs.158–159) 10, El principio del diezmo debería ser más que un cumplimiento matemático y mecánico de la ley.

El Señor condenó a los fariseos por diezmar hierbas de manera mecánica sin adentrarse en el ámbito de la espiritualidad, Si pagamos los diezmos por el amor que le tenemos al Señor, con plena libertad y fe, reducimos la distancia entre Él y nosotros, y nuestra relación con Él llega a ser muy personal.

Somos librados del cautiverio del legalismo, percibimos la influencia del Espíritu y nos sentimos en unidad con Dios. El pago del diezmo fortalece la fe, aumenta la espiritualidad y la capacidad espiritual, y hace firme el testimonio. Da la satisfacción de saber que uno está cumpliendo con la voluntad del Señor.

¿Cuáles son los 4 tipos de diezmos?

Francia – En Francia, durante el Antiguo Régimen, fue un impuesto para recaudar fondos con los que mantenían a la Iglesia y a sus ministros. Correspondía a una determinada parte de la recaudación (la parte variaba de un obispo a otro y de una parroquia a otra, dependiendo del número de personas de las mismas).

A fin de proceder a la recaudación de este impuesto, el cura primitivo (de la parroquia) era el diezmero, firmaba una especie de contrato bien por la totalidad del diezmo, bien por una parte del mismo (mitad, tercio, cuarto, etc.) y, en general, mantenía el cargo con una duración de seis o siete años según las regiones.

El diezmo era, pues, una recolecta que se hacía anualmente mediante un canon establecido, ya fuera en especie, ya en moneda, que se entregaba al diezmero, o sea al cura primitivo, autoridad de la que dependía directamente la parroquia. Según las regiones y los periodos, se establecían diferentes tipos de diezmos:

  • diezmo grueso (o gordo): canon sobre los cereales: trigo, cebada.
  • diezmo enfeudado : diezmo secularizado percibido por un laico.
  • diezmo menudo : sobre las bestias y la lana.
  • diezmo mixto : sobre los animales.
  • diezmo noval : sobre las tierras roturadas con menos de 40 años.
  • diezmo personal : sobre los frutos del trabajo.
  • diezmo sólito : percibido desde tiempos inmemoriales (los diezmos insólitos eran ocasionales).
  • diezmo real : sobre los frutos de la tierra.
  • diezmo verde : sobre el lino, cáñamo, frutas y legumbres.

¿Que se usaba para pagar en el virreinato?

Instituciones econmicas Tribunal de Consulado: Fue un juzgado privativo constituido en Lima (por real Cdula del 29- XII-1593) por el gremio de los comerciantes para atender a los litigios y juicios a los que dieran origen las transacciones comerciales y mercantiles.

Se instal recin el 13 -II- 1613 a virtud de una provisin dictada por el Virrey Marqus de Montesclaros. Segn sus ordenanzas deba efectuar cada ao una junta general y designar 30 electores, a quienes le corresponda elegir un prior, dos cnsules y seis diputados que representaran al gremio. Control el crdito pblico, al distribuir entre el gremio los donativos o emprstitos exigidos por la corona y recab los impuestos.

De igual manera, regul las tasas y aranceles, fij el precio de las mercancas, flet navos y arm la escuadra que defenda los barcos que desde Panam llegaban al puerto del Callao con mercancas. Fue suprimido en 1822 y en su lugar se cre la Cmara de Comercio de Lima.

  • Sin embargo, fue restablecido en 1829 y disuelto definitivamente en 1866.
  • Impuestos coloniales: La alcabala: Gravaba todos las operaciones de compra-venta.
  • Inicialmente consista en el 2% con excepcin de los productos indgenas (que no eran gravados con impuesto alguno).
  • Dentro de las medidas de las reformas borbnicas las tasas se elevaron al 4% y luego al 6%.
See also:  Impuesto Actividades Economicas Cuando Se Paga?

Debido a las protestas y revueltas indgenas, volvi al 4%. Almojarifazgo: Derecho aduanero que consista en el pago de un impuesto que iba entre el 2,5 hasta el 7% de los productos que entraban y salan del virreinato. Adems de este pago se realizaba otro llamado avera, que consista en la recaudacin de un fondo para armar la flota que protega las embarcaciones comerciales.

Quinto real: Derecho que se atribua el monarca para quedarse con la quinta parte (20%) de la produccin minera americana. Cuando Potos decay en el siglo XVIII se redujo su taza al 10% (llamado diezmo). Tributos: Los indgenas deban abonar mensualmente, anualmente, o como lo requiera el corregidor un tributo que poda ser en productos agrcolas o en circulante.

Las castas y mestizos deban pagar un tributo pero fue menor que el impuesto aplicado a los naturales.

¿Qué es el tributo indígena?

18Durante la república, el tributo pasó a llamarse contribución indígena, entendiéndola como un impuesto personal que pagaban los indios al Estado. Pese a que existían fuertes corrientes que reclamaban su supresión, el sistema colonial del tributo sobrevivió con otro nombre durante gran parte del siglo xix7.

¿Qué fue el impuesto de la alcabala?

La alcabala fue el impuesto más importante del Antiguo Régimen que gravaba el comercio y era el que más ingresos producía a la Hacienda Real, pues aunque el diezmo era aún más importante, su perceptor principal era la Iglesia, con participación del rey. La denominación se utilizaba habitualmente en plural: las alcabalas. Mostrar menos Más información Wikipedia

¿Qué hacen los pastores con el diezmo?

Análisis de los argumentos que utilizan los pastores evangélicos como Miguel Arrazola para sustentar, con pasajes bíblicos, el diezmo de sus fieles Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.

Los pastores evangélicos no tienen ningún fundamento bíblico para exigir el diezmo. Sin embargo, de manera astuta y sibilina toman tres o cuatro versículos del Antiguo Testamento y se lo restriegan a sus feligreses cada domingo y consiguen su torticero cometido. Uno de esos pasajes bíblicos lo encontramos en Malaquías 3:8-12, el cual constituye el caballito de batalla más importante para convencer y atemorizar a sus incautos seguidores, pues esos versos dicen que quien no diezme, es un ladrón.

Veamos: «¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas». Como es natural, un creyente no quiere llegar al cielo y llevar el sambenito de haberle robado a Dios. Y tampoco quiere caer en desgracia como reza en el verso 9: «Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado».

Como pueden ver, ese pasaje de Malaquías, sería, supuestamente, el fundamento bíblico para cobrar el diezmo, pero aquí encontramos un problema. La doctrina evangélica tiene como piedra angular de su fe, algo que predican y enseñan con virulencia: «El cristiano ya no está bajo la ley sino bajo la gracia», dogma éste acuñado por el apóstol Pablo y luego por Lutero.

Entonces, si ya no están bajo la ley sino bajo la gracia, ¿por qué apelan a un expreso mandato de la ley? Y lo que es peor, ese mandato legalista es para los judíos. No para los gentiles. Vayamos al encabezado de Malaquías en su capítulo 1: «Profecía de la palabra de Jehová contra Israel, por medio de Malaquías».

  1. Recordemos que lo que el cristianismo llama Antiguo Testamento es un texto judío para los judíos, no para el habitante (no judío) de Bogota, Medellín, Londres, Facatativa, Juanchito, Quibdo, Soacha, Tunjuelito o Moscú.
  2. Tampoco ese texto de Malaquías expresa tácita o expresamente que puede ser aplicado a otras naciones.

Lo que allí se expresa era una profecía Malaquías en tiempos del Segundo Templo. Ahora, como la pastores atrevidamente les encanta zambullirse en la ley cuando les conviene y alejarse de la gracia cuando quieren, vayamos a la misma ley. Leamos el libro de Números 18, Deuteronomio 14 y 18, los cuales prescriben de manera clara a quién, dónde y cómo se debe gastar el diezmo.

Allí se dice que es en Jerusalen, con destino a los levitas y los pobres. Otra cosa, el cristianismo tiene como texto de su fe, el Nuevo Testamento, y en este libro no hay ninguna (léase bien), ninguna referencia al diezmo. Pablo, que es su máximo redactor, tampoco menciona el diezmo como un mandato obligatorio para los gentiles.

Lo que sí dice Pablo en la carta a los Corintios, capítulo 9, es que » cada quien dé como propuso en su corazón».

¿Cuál es la forma correcta de diezmar?

El diezmo es una prueba de fe con bendiciones eternas 1, En el Antiguo Testamento, Abraham demostró su fe al pagar diezmos al gran sumo sacerdote Melquisedec 2, Jacob, nieto de Abraham, prometió al Señor: «De todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti» 3,

El diezmo se ha establecido en estos últimos días como una ley esencial para los miembros de la Iglesia restaurada del Señor. Es una de las formas básicas de demostrar nuestra fe en Él y nuestra obediencia a Sus leyes y mandamientos. El diezmo es uno de los mandamientos que nos habilitan, mediante nuestra fe, a entrar en el templo: la Casa del Señor.

Poco más de tres meses después del martirio del profeta José Smith, cuando los santos edificaban el Templo de Nauvoo, Brigham Young escribió en nombre del Quórum de los Doce Apóstoles: «Observen firme y constantemente la ley del diezmo luego acérquense a la Casa del Señor y sean instruidos en Sus caminos, y caminen por Sus senderos» 4,

La observancia estricta de la ley del diezmo no sólo nos habilita para recibir las ordenanzas salvadoras más elevadas del templo, sino que también nos permite recibirlas en nombre de nuestros antepasados. Cuando se le preguntó al presidente John Taylor, en ese entonces integrante del Quórum de los Doce, si los miembros de la Iglesia que no habían pagado sus diezmos podían ser bautizados por los muertos, contestó: «El que no pague sus diezmos no es digno de bautizarse por los muertos Si un hombre no tiene la fe suficiente para cumplir con estos pormenores, tampoco tiene la fe suficiente para salvarse a sí mismo ni a sus amigos» 5,

El diezmo desarrolla y prueba nuestra fe. Al sacrificar al Señor lo que podríamos pensar que necesitamos o que deseamos para nosotros, aprendemos a confiar en Él. Nuestra fe en Él hace posible que guardemos los convenios del templo y recibamos las bendiciones eternas del mismo.

  1. La pionera Sarah Rich, esposa de Charles C.
  2. Rich, escribió en su diario después de salir de Nauvoo: «Fueron muchas las bendiciones que recibimos en la Casa del Señor, lo cual nos llenó de gozo y consuelo en medio de nuestras tribulaciones, y nos permitió tener fe en Dios, sabiendo que Él nos guiaría y nos apoyaría en la jornada desconocida que estaba ante nosotros» 6,
See also:  Que Impuesto Se Paga Al Vender Un Piso?

Al igual que los pioneros, el pago obediente del diezmo fortifica nuestra fe y esa fe nos sostiene a través de las pruebas, las tribulaciones y el dolor en nuestra jornada por la vida. El diezmo también nos enseña a controlar nuestros deseos y pasiones por las cosas del mundo.

El pago del diezmo nos alienta a tener un trato honrado con nuestros semejantes. Aprendemos a confiar en que lo que se nos ha dado, por medio de las bendiciones del Señor y de nuestro esfuerzo diligente, es suficiente para nuestras necesidades. El diezmo tiene un propósito especial como ley preparatoria.

A principios de esta dispensación, el Señor mandó a ciertos miembros de la Iglesia vivir la ley más alta de la consagración, una ley recibida por convenio. Los santos enfrentaron grandes tribulaciones cuando no guardaron ese convenio 7,

¿Qué significa si no os Abrire las ventanas de los cielos?

‘¿ Qué quiere decir que se abrirán las ventanas de los cielos?’, preguntó Arvella. ‘ Significa que nuestro Padre Celestial nos bendecirá’, dijo su madre. ‘Aquí dice que recibiremos una bendición tan grande que sobreabundará. Sé que necesitamos la bendición del Señor más que nunca y creo en Su promesa’.

¿Qué dice Jesús de los diezmos?

Somos bendecidos cuando damos diezmos y ofrendas – El Señor promete bendecirnos si pagamos fielmente los diezmos y las ofrendas. Él dijo: «Traed todos los diezmos al alfolí, y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto si no os abriré las ventanas de los cielos y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde» ( Malaquías 3:10 ).

  • Una revelación de los últimos días habla sobre otra bendición que recibirán quienes paguen el diezmo: «y en verdad, es un día de sacrificio y de requerir el diezmo de mi pueblo, porque el que es diezmado no será quemado en su venida» ( D.
  • Y C.64:23 ).
  • Las bendiciones que se nos han prometido son tanto materiales como espirituales.

Si damos de buena voluntad, nuestro Padre Celestial proporcionará lo necesario para satisfacer nuestras necesidades diarias de comida, ropa y alojamiento. Dirigiéndose a los Santos de los Últimos Días de Filipinas, el presidente Gordon B. Hinckley dijo que si las personas «aceptan el Evangelio y viven de acuerdo con sus principios, pagan sus diezmos y ofrendas, no importa cuán mínimos sean, el Señor cumplirá con ellos Su antigua promesa y tendrán arroz en sus platos, abrigo en sus espaldas y refugio sobre su cabeza.

Yo no veo otra solución. Ellos necesitan un poder mayor que cualquier otro poder terrenal que los levante y ayude» («Las palabras del profeta actual», Liahona, junio de 1997, pág.33). El Señor también nos ayudará a progresar «en el conocimiento de Dios, y en testimonio, y en poder para vivir de acuerdo con el Evangelio e inspirar a nuestras familias a hacer lo mismo» ( Enseñanzas de los presidentes de la Iglesia: Heber J.

Grant, 2003, págs.131–132). Quienes pagan el diezmo y las ofrendas son grandemente bendecidos, además de tener un buen sentimiento de que están ayudando a edificar el reino de Dios sobre la tierra.

¿Cuáles son algunas bendiciones que usted, los miembros de su familia o sus amigos han recibido por medio del pago del diezmo y de otras ofrendas?

¿Por qué debemos dar el diezmo?

¿Por qué razón debo contribuir el diezmo? Todo lo bueno que usted tiene en la vida es una dádiva de su amoroso Padre Celestial. Cuando a cambio de ello usted contribuye el diez por ciento, le expresa a Él su amor, fe y gratitud. Le demuestra a Dios que lo seguirá a pesar de que pueda ser difícil; le demuestra que confiará en Él en vez de confiar en el dinero o en las cosas materiales.

  • Debido a su fidelidad, su Padre Celestial le promete bendiciones que son mucho más grandes que cualquier cosa de la que se tenga que privar.
  • A pesar de que a algunas personas les es difícil pensar que puedan contribuir una décima parte de sus ingresos, las personas que son fieles en el pago de sus diezmos se dan cuenta de que no pueden permitirse el no pagarlos.

De manera muy real y maravillosa se abren las ventanas de los cielos y se derraman bendiciones sobre ellos. Tal como una madre viuda le explicó a su hijo: «no puedo sin las bendiciones del Señor, y recibo esas bendiciones al pagar un diezmo íntegro. Cuando pago mi diezmo, tengo la promesa del Señor de que Él nos bendecirá, y necesitamos esas bendiciones para arreglárnoslas para vivir»(véase Dallin H. Imagen El confiar en el Señor brinda fortaleza espiritual. A medida que hacemos frente a las graves tribulaciones de la vida necesitamos mayor fe, inspiración y valor. Esas bendiciones se pueden derramar de las ventanas de los cielos como resultado de la obediencia a la ley del diezmo.

Además, muchas personas se dan cuenta de que a causa de que pagan sus diezmos con fidelidad se encuentran en mejores condiciones de administrar sus finanzas y satisfacer sus necesidades. El pago del diezmo nos ayuda a controlar nuestros deseos por cosas materiales y a ser honrados con nuestro prójimo.

Aprendemos a confiar que lo que se nos ha dado, mediante las bendiciones del Señor y nuestros propios esfuerzos diligentes, es suficiente para nuestras necesidades. Imagen No importa cuál sea la cantidad de su ingreso, usted será bendecido al pagar su diezmo. Cuando Jesucristo vio a una mujer depositar unas monedas en el arca del templo, dijo a Sus discípulos: «esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta echó todo lo que tenía» (Marcos 12:43–44).

¿Qué significa la palabra Alfoli en la Biblia?

Consulta posible gracias al compromiso con la cultura de la alfolí Del ant. alhorí, este del ár. hisp. alhurí, y este del ár. clás. hury; cf. egipcio mẖr y copto ahor.1.m. Granero o pósito,2.m. Almacén de la sal, Real Academia Española © Todos los derechos reservados

¿Donde dice en la Biblia que hay que dar el diezmo?

En la antigüedad, Abraham y Jacob obedecieron el mandamiento de pagar el diezmo, que consistía en la décima parte de su interés (véase Hebreos 7:1–10; Génesis 14:19–20; 28:20–22).

¿Dónde se debe dar el diezmo?

MARTIN VIANA, José León Se publica con este número un trabajo sobre los diezmos en la Castilla del siglo XVIII representada por el Antiguo Partido de Portillo, y que se compone de dos partes: la primera tratará el diezmo como tributo; la segunda, cono costumbre.

  1. El lector apreciará sin duda en ambas, un drástico giro estilístico: en la primera un cierto rigor; en la segunda un cierto desenfado.
  2. Y aunque en la forma aparezcan dispares, en el fondo se complementan ya que el rigor ofrece vigor a la costumbre mientras que esta presta a aquél el necesario frescor para evitar el exceso de aridez con lo que, así lo esperamos, habremos conseguido nuestra esencial intención: la armónica conjugación de lo objetivo con lo subjetivo; o, dicho sea en otros términos, el ofrecimiento al lector de Folklore de un atractivo conocimiento de lo que era el diezmo.

Sin embargo, ni por la riqueza del tema, ni por la necesaria limitación del mismo en esta ocasión debe suponerse que esta colaboración pueda, no sólo agotar sino ni siquiera esbozar adecuadamente el diezmo en todas sus facetas tanto históricas como jurídicas, eclesiásticas o socioeconómicas, aunque se tratará de hacer algunos apuntes, que ojalá logren la mínima cohesión y sencillez para la consecución de lo que se pretende.

  1. EL DIEZMO COMO TRIBUTO La palabra «diezmo» proviene de la latina decimus (de decem, diez) y significaba un impuesto o tributo que ofrecía dos aspectos bien diferenciados: uno civil y otro eclesiástico.
  2. En el civil, era el derecho que tenía el rey a percibir el 1O% del valor de todos los artículos que eran objeto de mercadería traficada y que, si arribaban a puerto, se llamaban diezmos de la mar; o diezmos de puerto seco si entraban por tierra, allí donde no estuviera establecido el almojarifazgo, tributo que se pagaba por las mercaderías que salían del reino, por las que entraban en él, o por las que iban en tránsito de un reino a otro de España.
See also:  Que Impuesto Se Paga Al Importar De China?

En el eclesiástico, el diezmo consistía en un tributo que había que entregar a la Iglesia y que solía ser la décima parte de la producción, tanto agrícola como ganadera. Y decimos que solía ser porque, a veces, el diezmo no era matemáticamente lo que gramaticalmente significaba: la décima parte, ya que cuando no era el diezmo era superior a él, aunque esto ocurriera en raras ocasiones.

En todo caso el tributo, carga, impuesto, contribución o como quiera llamarse, se conocía con el nombre de diezmo y con el de diezmero o dezmero al que diezmaba: al contribuyente. Ahora bien: ¿cuáles fueron los orígenes del impuesto general.? Sus raíces se hunden en la noche de los tiempos. De un modo u otro, los pueblos primitivos de las selvas amazónicas, por ejemplo, nos lo demuestran.

Hay que decir que el diezmo no era el único tributo que el agricultor tenía que aportar y soportar. En efecto, se pueden citar, por vía de ejemplo, de los que algunos ya figuraban en la Baja Edad Media: Fonsadera. -Servicio personal que antiguamente se hacía para la guerra y que consistía en abrir fosos, de donde le venía el nombre, en derredor de castillos y fortalezas.

¿Qué es el diezmo en historia?

Saltar al contenido El diezmo Podemos definir el diezmo como la décima parte del producto agrícola que el campesino ha de entregar a la Iglesia a fin de que ésta mantenga los edificios y los ministros de culto y auxilie a los pobres de la comunidad. En teoría, el diezmo grava todos los productos de la agricultura y la ganadería, en menor medida los de la pesca y en algunos casos la producción artesanal e incluso el salario, pero idéntico producto puede pagar o no diezmo según se recoja en una u otra parrroquia.

Los cereales principales prácticamente siempre diezman, soliendo ser los diezmos mayores, en tanto que los productos de cultivo secundario o de reciente implantación son los que con mayor frecuencia están exentos. El lanar diezma en casi todas las ocasiones, no así otro género de ganado y las aves de corral.

El porcentaje que supone el diezmo con respecto a la producción es variable, aunque lo normal es que se sitúe en torno al 10%, especialmente los cereales, en tanto los productos menores pagan tasas inferiores e incluso muchas veces su importe es percibido en metálico.

El diezmo puede ser administrado por los propios partícipes o arrendarse, siendo éste el procedimiento más empleado en el siglo XVIII, y su recaudación exigía una complicada organización. Cada cilla formaba una unidad perceptora y cada una se identificaba con la parroquia, aunque muchas veces la parroquia matriz englobaba varias cillas.

En cada parroquia se nombra un tercero o cillero encargado de recoger y custodiar los frutos decimales para su reparto a los interesados (solían ser clérigos, sacristanes, maestros de escuela, o militares retirados), y conforme se iban recaudando los diezmos se guardaban en la cilla.

  1. Una vez que el tercero había recogido los diezmos cada dezmero debía declarar ante el cura del lugar la cantidad y especies que había diezmado, y el cura, en conformidad con esta declaración y las anotaciones del tercero, formaba los libros de tazmías.
  2. A inicios de otoño se solía realizar el reparto entre los partícipes, y cada uno le daba el destino que mejor creyera conveniente: curas, beneficiados y algunos conventos suelen destinarlo al consumo interno, la mesa episcopal y el cabildo catedralicio a la venta, esperando para ello que subieran los precios cuando el año agrícola estaba a punto de concluir.

Esta estructura se acompaña con la existencia de órganos administrativos especiales situados en la capitalidad de la diócesis. En la de Córdoba, donde la percepción es compartida por el obispo y el cabildo, existen la Diputación de Rentas Decimales (que realiza los arrendamientos de las rentas) y la Contaduría de Rentas Decimales (infraestructura administrativa de la anterior, siendo los empleados laicos), amén de la Diputación del Tribunal de Cabeza de Rentas Decimales que nace para hacer frente a la contestación y las usurpaciones del diezmo, pero a mediados del XVIII se ha convertido en el órgano rector de la fiscalidad decimal una vez que el arrendamiento ha sido sustituido por la explotación directa.

¿Que se usaba para pagar en el virreinato?

Instituciones econmicas Tribunal de Consulado: Fue un juzgado privativo constituido en Lima (por real Cdula del 29- XII-1593) por el gremio de los comerciantes para atender a los litigios y juicios a los que dieran origen las transacciones comerciales y mercantiles.

  • Se instal recin el 13 -II- 1613 a virtud de una provisin dictada por el Virrey Marqus de Montesclaros.
  • Segn sus ordenanzas deba efectuar cada ao una junta general y designar 30 electores, a quienes le corresponda elegir un prior, dos cnsules y seis diputados que representaran al gremio.
  • Control el crdito pblico, al distribuir entre el gremio los donativos o emprstitos exigidos por la corona y recab los impuestos.

De igual manera, regul las tasas y aranceles, fij el precio de las mercancas, flet navos y arm la escuadra que defenda los barcos que desde Panam llegaban al puerto del Callao con mercancas. Fue suprimido en 1822 y en su lugar se cre la Cmara de Comercio de Lima.

  1. Sin embargo, fue restablecido en 1829 y disuelto definitivamente en 1866.
  2. Impuestos coloniales: La alcabala: Gravaba todos las operaciones de compra-venta.
  3. Inicialmente consista en el 2% con excepcin de los productos indgenas (que no eran gravados con impuesto alguno).
  4. Dentro de las medidas de las reformas borbnicas las tasas se elevaron al 4% y luego al 6%.

Debido a las protestas y revueltas indgenas, volvi al 4%. Almojarifazgo: Derecho aduanero que consista en el pago de un impuesto que iba entre el 2,5 hasta el 7% de los productos que entraban y salan del virreinato. Adems de este pago se realizaba otro llamado avera, que consista en la recaudacin de un fondo para armar la flota que protega las embarcaciones comerciales.

Quinto real: Derecho que se atribua el monarca para quedarse con la quinta parte (20%) de la produccin minera americana. Cuando Potos decay en el siglo XVIII se redujo su taza al 10% (llamado diezmo). Tributos: Los indgenas deban abonar mensualmente, anualmente, o como lo requiera el corregidor un tributo que poda ser en productos agrcolas o en circulante.

Las castas y mestizos deban pagar un tributo pero fue menor que el impuesto aplicado a los naturales.

Adblock
detector