Que Controla El Sistema Nervioso Autonomo?

Que Controla El Sistema Nervioso Autonomo
Introducción – El sistema nervioso autónomo es la parte de su sistema nervioso que controla las acciones involuntarias, tales como los latidos cardíacos y el ensanchamiento o estrechamiento de los vasos sanguíneos. Cuando algo malo ocurre en este sistema, puede causar problemas serios, entre ellos:

  • Problemas con la presión arterial
  • Problemas cardíacos
  • Dificultad en la respiración y la deglución
  • Disfunción eréctil en los hombres

Los trastornos del sistema nervioso autónomo pueden presentarse aislados o como resultado de otras enfermedades, tales como la enfermedad de Parkinson , el alcoholismo y la diabetes. Los problemas pueden afectar parte del sistema, como en los síndromes de dolor regional complejo , o en todo el sistema. Algunos tipos son transitorios, pero muchos empeoran con el transcurso del tiempo. Cuando afectan la respiración o la función cardiaca, estos trastornos pueden ser riesgosos para la vida.

Algunos trastornos del sistema nervioso autónomo pueden mejorar cuando se trata la enfermedad subyacente. Sin embargo, con frecuencia no hay una cura. En esos casos, la meta del tratamiento es mejorar los síntomas.

NIH: Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares.

¿Quién controla el sistema nervioso autónomo?

Sistema nervioso autónomo central La activación del SNA se produce fundamentalmente a partir de centros localizados en el hipotálamo, tronco cerebral y medula espinal. El hipotálamo es el centro organizativo por excelencia, ya que controla todas las funciones vitales e integra el SNA con el sistema neuroendocrino.

¿Qué tipo de funciones regula el sistema nervioso autónomo?

El sistema nervioso autónomo – Los somas de las células preganglionares del sistema simpático se localizan en el asta intermediolateral de la médula espinal entre T1 y L2 o L3. Los ganglios simpáticos ocupan una posición adyacente a la columna vertebral y consisten en los ganglios vertebrales (cadena simpática) y prevertebrales, que incluyen los ganglios cervical superior, celíaco, mesentérico superior y corticorrenal. Las fibras largas corren desde estos ganglios a los órganos efectores, incluidos los siguientes:

  • Músculo liso de los vasos sanguíneos, las vísceras, los pulmones, el cuero cabelludo (músculos piloerectores) y las pupilas
  • Corazón
  • Glándulas (sudoríparas, salivales y digestivas)

Los cuerpos de las células preganglionares del sistema parasimpático se localizan en el tronco encefálico y la porción sacra de la médula espinal. Las fibras preganglionares salen del tronco encefálico con los nervios craneales III, VII, IX y X (vago) y salen de la médula espinal en S2 y S3; el nervio vago contiene alrededor del 75% de todas las fibras parasimpáticas. Los ganglios parasimpáticos (p. Por lo tanto, el sistema parasimpático puede producir respuestas específicas, localizadas en órganos efectores, tales como las siguientes:

  • Vasos sanguíneos de la cabeza, el cuello y las vísceras toracoabdominales
  • Glándulas lagrimales y salivales
  • Músculo liso de las glándulas y las vísceras (p. ej. , hígado, bazo, colon, riñones, vejiga, genitales)
  • Músculos de la pupila

El sistema nervioso autónomo controla la presión arterial, la frecuencia cardíaca, la temperatura corporal, el peso, la digestión, el metabolismo, el balance hidroelectrolítico, la sudoración, la micción, la defecación, la respuesta sexual y otros procesos. Muchos órganos están regulados especialmente por el sistema simpático o parasimpático, aunque pueden recibir aferencias de ambos; en ocasiones, las funciones son recíprocas (p. ej. , la activación simpática acelera la frecuencia cardíaca; la parasimpática la disminuye). Dos neurotransmisores importantes del sistema nervioso autónomo son

  • Acetilcolina: las fibras que secretan acetilcolina (fibras colinérgicas) incluyen todas las fibras preganglionares, todas las fibras parasimpáticas posganglionares y algunas fibras simpáticas posganglionares (las que inervan los músculos piloerectores, las glándulas sudoríparas y los vasos sanguíneos).
  • Noradrenalina : las fibras que secretan noradrenalina (fibras adrenérgicas) incluyen a la mayoría de las fibras simpáticas posganglionares. Las glándulas sudoríparas de las palmas y las plantas también responden en cierta medida a la estimulación adrenérgica.

Los trastornos que producen insuficiencia o falla autónoma pueden originarse en el sistema nervioso periférico o central y ser primarios o secundarios a otros trastornos. Las causas más frecuentes de insuficiencia autónoma son Otras causas incluyen

  • Ciertos fármacos
  • Ciertas infecciones virales, incluso posiblemente COVID-19
  • Lesión de los nervios del cuello, incluida la debida a cirugía

La insuficiencia autónoma asociada con COVID-19 típicamente se desarrolla después de la recuperación de los síntomas respiratorios y otros síntomas sistémicos agudos de la COVID. La manifestación habitual es el síndrome de taquicardia ortostática postural (POTS), que se caracteriza por respuestas autónomas anormales (p. ej. , mareos) cuando se está de pie (intolerancia ortostática). Se desconoce si el mecanismo es viral o inmunomediado. Los síntomas que sugieren insuficiencia autónoma incluyen

  • Intolerancia ortostática (desarrollo de síntomas autónomos como mareo que se alivian al sentarse), debido a la hipotensión ortostática o al síndrome de taquicardia ortostática postural
  • Intolerancia al calor
  • Pérdida del control vesical e intestinal
  • Disfunción eréctil (un síntoma temprano)

Otros posibles síntomas incluyen sequedad de ojos y de boca, pero son menos específicos. Las partes importantes de la exploración incluyen:

  • Reflejos genitourinarios y rectales: los reflejos genitourinarios y rectales anormales pueden indicar deficiencias del sistema nervioso autónomo. Su examen incluye el reflejo cremastérico (normalmente, al rozar el muslo ocurre una retracción testicular) y el reflejo de contracción anal (normalmente, al rozar la piel perianal ocurre una contracción del esfínter anal) y el reflejo bulbocavernoso (normalmente, al presionar el glande peniano o el clítoris se contrae el esfínter anal).
    • ej;
    • , ganglios ciliar, esfenopalatino, ótico, pélvicos y del vago) se localizan dentro de los órganos efectores, y las fibras posganglionares tienen sólo 1 o 2 mm de longitud;
    • El sistema nervioso parasimpático es catabólico; activa las respuestas de lucha o huida;

    En la práctica, los reflejos urogenitales y rectales rara vez se prueban porque los estudios de laboratorio son mucho más fiables.

Si los pacientes tienen síntomas y signos indicativos de una disfunción autónoma, habitualmente habría que solicitar pruebas sudomotoras, cardiovagales y adrenérgicas para determinar la gravedad y la distribución del problema. Las pruebas sudomotoras incluyen:

  • Prueba cuantitativa del reflejo axónico sudomotor: esta prueba evalúa la integridad de las fibras posganglionares. Las fibras se activan por iontoforesis mediante el uso de acetilcolina. Se evalúan sitios estándares en la pierna y la muñeca, y se mide entonces el volumen del sudor. La prueba puede detectar una disminución o ausencia de sudor.
  • Prueba de sudoración termorreguladora: evalúa las vías preganglionares y posganglionares. Después de aplicar un colorante en la piel, los pacientes penetran en un espacio cerrado que se calienta para generar una sudoración máxima. La sudoración hace que el colorante cambie de color, de modo que se aprecian áreas de anhidrosis e hipohidrosis y pueden ser calculadas como un porcentaje de la superficie corporal.

La prueba cardiovagal evalúa la respuesta de la frecuencia cardíaca (a través de una tira de ritmo de ECG) a la respiración profunda y a la maniobra de Valsalva. Cuando el sistema nervioso autónomo está intacto, la frecuencia cardíaca varía con estas maniobras; las respuestas normales a la respiración profunda y el cociente de Valsalva varían con la edad. Las pruebas adrenérgicas evalúan la respuesta de la presión arterial latido a latido frente a:

  • Maniobra de Valsalva: esta maniobra aumenta la presión intratorácica y reduce el retorno venoso, lo que provoca cambios en la presión arterial y la frecuencia cardíaca que reflejan la función vagal y barorrefleja adrenérgica.

En las pruebas de inclinación hacia arriba de la cabeza y las maniobras de Valsalva, el patrón de respuestas es un índice de la función adrenérgica. NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general. Copyright © 2022 Merck & Co. , Inc. , Rahway, NJ, USA y sus empresas asociadas. Todos los derechos reservados.

¿Cómo se controla el sistema nervioso autónomo?

El sistema nervioso autónomo ( SNA ), sistema nervioso neurovegetativo o sistema nervioso visceral es la parte del sistema nervioso periférico que controla las funciones involuntarias de las vísceras , tales como la frecuencia cardíaca , la digestión , la frecuencia respiratoria , la salivación , la sudoración , la dilatación de las pupilas , la micción. Se subdivide clásicamente en dos subsistemas: el sistema nervioso simpático y el sistema nervioso parasimpático. El sistema nervioso autónomo cumple un rol fundamental en el mantenimiento de la homeostasis fisiológica. [ 1 ] ​ [ 2 ] ​ [ 3 ] ​ El sistema nervioso autónomo es, sobre todo, un sistema eferente , es decir, transmite impulsos nerviosos desde el sistema nervioso central hasta la periferia estimulando los aparatos y sistemas orgánicos periféricos.

  1. La mayoría de las acciones que controla son involuntarias, aunque algunas, como la respiración, actúan junto con acciones conscientes;
  2. El mal funcionamiento de este sistema puede provocar diversos síntomas, que se agrupan bajo el nombre genérico de disautonomía;

El sistema nervioso autónomo o neurovegetativo, al contrario del sistema nervioso somático y central, es involuntario y responde principalmente por impulsos nerviosos en la médula espinal , tallo cerebral e hipotálamo. También, algunas porciones de la corteza cerebral como la corteza límbica, pueden transmitir impulsos a los centros inferiores y así, influir en el control autónomo.

[ 4 ] ​ Los nervios autónomos están formados por todas las fibras eferentes que abandonan el sistema nervioso central, excepto aquellas que inervan el músculo esquelético. Existen fibras autonómicas aferentes, que transmiten información desde la periferia al sistema nervioso central, encargándose de transmitir la sensación visceral y la regulación de reflejos vasomotores y respiratorios, por ejemplo los barorreceptores y quimiorreceptores del seno carotídeo y arco aórtico que son muy importantes en el control del ritmo cardíaco, presión sanguínea y movimientos respiratorios.

Estas fibras aferentes son transportadas al sistema nervioso central por nervios autonómicos principales como el neumogástrico , nervios esplácnicos o nervios pélvicos. También el sistema nervioso autónomo funciona a través de reflejos viscerales, es decir, las señales sensoriales que entran en los ganglios autónomos, la médula espinal, el tallo cerebral o el hipotálamo pueden originar respuestas reflejas adecuadas que son devueltas a los órganos para controlar su actividad.

¿Qué funciones vitales controla el sistema nervioso autónomo?

El sistema nervioso autónomo es una parte del sistema nervioso periférico que controla las funciones viscerales del cuerpo ( funciones que no podemos controlar o autónomas), lo que hace respondiendo a las sensaciones viscerales percibidas de forma inconsciente, las que excitan o inhiben glándulas, así como al músculo.

¿Cuáles son las partes del sistema nervioso autónomo?

¿Cómo funciona el sistema nervioso? – El funcionamiento básico del sistema nervioso depende en gran medida de unas células diminutas llamadas neuronas. El cerebro contiene miles de millones de esas células, que están especializadas en muchas funciones diferentes.

Por ejemplo, las neuronas sensoriales envían información sensorial al cerebro desde los ojos, los oídos, la nariz, la lengua y la piel. Las neuronas motoras envían mensajes procedentes del cerebro al resto del cuerpo.

Todas las neuronas se envían información entre sí a través de un proceso electro-químico complejo, y establecen unas conexiones que afectan a la forma en que piensas, aprendes, te mueves y te comportas. La inteligencia, el aprendizaje y la memoria. Cuando creces y aprendes cosas, los mensajes viajan de una neurona a otra, una y otra vez, creando conexiones (o vías neuronales) en el interior de tu cerebro.

  1. Por eso, aprender a conducir requiere mucha concentración pero, más adelante, conduces de una forma casi automática porque las vías neuronales ya están bien establecidas;
  2. En los niños pequeños, el cerebro es sumamente adaptable;

De hecho, cuando una parte del cerebro de un niño se lesiona, otra parte suele aprender a desempeñar algunas de las funciones perdidas. Pero, a medida que nos hacemos mayores, al cerebro cada vez le cuesta más establecer nuevas redes neuronales, lo que hace que nos resulte más difícil dominar tareas nuevas o cambiar patrones de conducta ya establecidos.

  • Por eso, muchos científicos creen que es importante seguir planteando nuevos retos al cerebro para que aprendan cosas nuevas y establezcan nuevas conexiones;
  • Esto ayuda a mantener activo al cerebro durante todo el curso de la vida;

La memoria es otra función compleja del cerebro. Las cosas que haces, aprendes y ves se procesan primero en la corteza cerebral. Luego, si sientes que esa información es lo bastante importante como para que merezca la pena recordarla de forma permanente, se envía a otras partes del cerebro (como el hipocampo y la amígdala) a fin de que la retengas en la memoria a largo plazo.

A medida que esos mensajes viajan por el cerebro, se crean vías neuronales que son los fundamentos de la memoria. El movimiento. Distintas partes del telencéfalo se encargan de mover distintas partes de cuerpo.

El lado izquierdo del cerebro controla los movimientos del lado derecho del cuerpo, y el lado derecho del cerebro controla los movimientos del lado izquierdo del cuerpo. Cuando aprietas el acelerador con el pie derecho, es el hemisferio cerebral izquierdo el que envía el mensaje que te permite hacer ese movimiento.

Funciones corporales básicas. Una parte del sistema nervioso periférico llamada sistema nervioso autónomo es la que controla muchos de los procesos corporales en los que casi nunca necesitas pensar, como la respiración, la digestión, la transpiración (o sudoración) y el temblar.

El sistema nervioso autónomo está compuesto por dos partes: el sistema nervioso simpático y el sistema nervioso parasimpático. El sistema nervioso simpático prepara al cuerpo para las respuestas rápidas en situaciones de estrés, como si presenciaras un robo.

  1. Cuando ocurre algo peligroso, el sistema nervioso simpático hace que el corazón bombee más deprisa para que envíe más sangre a las distintas partes del cuerpo que la podrían necesitar;
  2. También hace que las glándulas suprarrenales, ubicadas en la parte superior de los riñones, segreguen adrenalina, una hormona que ayuda a proporcionar fuerza adicional a los músculos para una huida rápida;

Este proceso se conoce como respuesta de «lucha o huida». El sistema nervioso parasimpático hace justo lo contrario: prepara al cuerpo para el descanso. También ayuda a que funcione bien el tubo digestivo para que el cuerpo pueda asimilar eficazmente los nutrientes de los alimentos.

¿Qué órganos controla el sistema nervioso simpático?

¿Cuáles son las funciones autonomas?

El sistema nervioso autónomo – Los somas de las células preganglionares del sistema simpático se localizan en el asta intermediolateral de la médula espinal entre T1 y L2 o L3. Los ganglios simpáticos ocupan una posición adyacente a la columna vertebral y consisten en los ganglios vertebrales (cadena simpática) y prevertebrales, que incluyen los ganglios cervical superior, celíaco, mesentérico superior y corticorrenal. Las fibras largas corren desde estos ganglios a los órganos efectores, incluidos los siguientes:

  • Músculo liso de los vasos sanguíneos, las vísceras, los pulmones, el cuero cabelludo (músculos piloerectores) y las pupilas
  • Corazón
  • Glándulas (sudoríparas, salivales y digestivas)

Los cuerpos de las células preganglionares del sistema parasimpático se localizan en el tronco encefálico y la porción sacra de la médula espinal. Las fibras preganglionares salen del tronco encefálico con los nervios craneales III, VII, IX y X (vago) y salen de la médula espinal en S2 y S3; el nervio vago contiene alrededor del 75% de todas las fibras parasimpáticas. Los ganglios parasimpáticos (p. Por lo tanto, el sistema parasimpático puede producir respuestas específicas, localizadas en órganos efectores, tales como las siguientes:

  • Vasos sanguíneos de la cabeza, el cuello y las vísceras toracoabdominales
  • Glándulas lagrimales y salivales
  • Músculo liso de las glándulas y las vísceras (p. ej. , hígado, bazo, colon, riñones, vejiga, genitales)
  • Músculos de la pupila

El sistema nervioso autónomo controla la presión arterial, la frecuencia cardíaca, la temperatura corporal, el peso, la digestión, el metabolismo, el balance hidroelectrolítico, la sudoración, la micción, la defecación, la respuesta sexual y otros procesos. Muchos órganos están regulados especialmente por el sistema simpático o parasimpático, aunque pueden recibir aferencias de ambos; en ocasiones, las funciones son recíprocas (p. ej. , la activación simpática acelera la frecuencia cardíaca; la parasimpática la disminuye). Dos neurotransmisores importantes del sistema nervioso autónomo son

  • Acetilcolina: las fibras que secretan acetilcolina (fibras colinérgicas) incluyen todas las fibras preganglionares, todas las fibras parasimpáticas posganglionares y algunas fibras simpáticas posganglionares (las que inervan los músculos piloerectores, las glándulas sudoríparas y los vasos sanguíneos).
  • Noradrenalina : las fibras que secretan noradrenalina (fibras adrenérgicas) incluyen a la mayoría de las fibras simpáticas posganglionares. Las glándulas sudoríparas de las palmas y las plantas también responden en cierta medida a la estimulación adrenérgica.

Los trastornos que producen insuficiencia o falla autónoma pueden originarse en el sistema nervioso periférico o central y ser primarios o secundarios a otros trastornos. Las causas más frecuentes de insuficiencia autónoma son Otras causas incluyen

  • Ciertos fármacos
  • Ciertas infecciones virales, incluso posiblemente COVID-19
  • Lesión de los nervios del cuello, incluida la debida a cirugía

La insuficiencia autónoma asociada con COVID-19 típicamente se desarrolla después de la recuperación de los síntomas respiratorios y otros síntomas sistémicos agudos de la COVID. La manifestación habitual es el síndrome de taquicardia ortostática postural (POTS), que se caracteriza por respuestas autónomas anormales (p. ej. , mareos) cuando se está de pie (intolerancia ortostática). Se desconoce si el mecanismo es viral o inmunomediado. Los síntomas que sugieren insuficiencia autónoma incluyen

  • Intolerancia ortostática (desarrollo de síntomas autónomos como mareo que se alivian al sentarse), debido a la hipotensión ortostática o al síndrome de taquicardia ortostática postural
  • Intolerancia al calor
  • Pérdida del control vesical e intestinal
  • Disfunción eréctil (un síntoma temprano)

Otros posibles síntomas incluyen sequedad de ojos y de boca, pero son menos específicos. Las partes importantes de la exploración incluyen:

  • Reflejos genitourinarios y rectales: los reflejos genitourinarios y rectales anormales pueden indicar deficiencias del sistema nervioso autónomo. Su examen incluye el reflejo cremastérico (normalmente, al rozar el muslo ocurre una retracción testicular) y el reflejo de contracción anal (normalmente, al rozar la piel perianal ocurre una contracción del esfínter anal) y el reflejo bulbocavernoso (normalmente, al presionar el glande peniano o el clítoris se contrae el esfínter anal).
    • ej;
    • , ganglios ciliar, esfenopalatino, ótico, pélvicos y del vago) se localizan dentro de los órganos efectores, y las fibras posganglionares tienen sólo 1 o 2 mm de longitud;
    • El sistema nervioso parasimpático es catabólico; activa las respuestas de lucha o huida;

    En la práctica, los reflejos urogenitales y rectales rara vez se prueban porque los estudios de laboratorio son mucho más fiables.

Si los pacientes tienen síntomas y signos indicativos de una disfunción autónoma, habitualmente habría que solicitar pruebas sudomotoras, cardiovagales y adrenérgicas para determinar la gravedad y la distribución del problema. Las pruebas sudomotoras incluyen:

  • Prueba cuantitativa del reflejo axónico sudomotor: esta prueba evalúa la integridad de las fibras posganglionares. Las fibras se activan por iontoforesis mediante el uso de acetilcolina. Se evalúan sitios estándares en la pierna y la muñeca, y se mide entonces el volumen del sudor. La prueba puede detectar una disminución o ausencia de sudor.
  • Prueba de sudoración termorreguladora: evalúa las vías preganglionares y posganglionares. Después de aplicar un colorante en la piel, los pacientes penetran en un espacio cerrado que se calienta para generar una sudoración máxima. La sudoración hace que el colorante cambie de color, de modo que se aprecian áreas de anhidrosis e hipohidrosis y pueden ser calculadas como un porcentaje de la superficie corporal.

La prueba cardiovagal evalúa la respuesta de la frecuencia cardíaca (a través de una tira de ritmo de ECG) a la respiración profunda y a la maniobra de Valsalva. Cuando el sistema nervioso autónomo está intacto, la frecuencia cardíaca varía con estas maniobras; las respuestas normales a la respiración profunda y el cociente de Valsalva varían con la edad. Las pruebas adrenérgicas evalúan la respuesta de la presión arterial latido a latido frente a:

  • Maniobra de Valsalva: esta maniobra aumenta la presión intratorácica y reduce el retorno venoso, lo que provoca cambios en la presión arterial y la frecuencia cardíaca que reflejan la función vagal y barorrefleja adrenérgica.

En las pruebas de inclinación hacia arriba de la cabeza y las maniobras de Valsalva, el patrón de respuestas es un índice de la función adrenérgica. NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general. Copyright © 2022 Merck & Co. , Inc. , Rahway, NJ, USA y sus empresas asociadas. Todos los derechos reservados.

¿Dónde se controlan las funciones autonomicas?

  • El sistema nervioso autónomo desempeña un papel central en el mantenimiento de la homeostasis y regula casi todos los órganos del cuerpo.
  • Las principales divisiones funcionales son el sistema nervioso simpático y el parasimpático. Una tercera división, el sistema nervioso entérico, forma una red neural intrínseca que regula la función gastrointestinal.
  • En la mayor parte de los órganos, el sistema nervioso simpático y parasimpático produce funcionalmente efectos opuestos y pueden considerarse en términos simples como antagonistas fisiológicos.
  • El sistema nervioso simpático se activa como respuesta a cambios en el entorno y produce una respuesta coordinada tipo «lucha o huida» una amenaza.
  • El sistema nervioso parasimpático está continuamente activo y coordina la función de múltiples órganos de acuerdo con el estado fisiológico del organismo, facilitando funciones como la digestión y la excreción.
  • Debido a su importancia en la fisiología del organismo, el sistema nervioso autónomo es diana de muchas intervenciones farmacológicas y es responsable también de los efectos adversos de muchos medicamentos y toxinas.
  • El sistema nervioso autónomo (tanto su división simpática como la parasimpática) consta de una neurona preganglionar en el tronco del encéfalo y la médula espinal que inerva neuronas postganglionares cuyo soma se localiza en los ganglios autonómicos periféricos. La transmisión sináptica en los ganglios autonómicos está mediada por la acetilcolina, que interactúa con el receptor nicotínico que es diferente farmacológicamente de los receptores situados en el cerebro o en la unión neuromuscular. Las neuronas postganglionares inervan órganos diana repartidos por todo el cuerpo.
  • La acetilcolina es el principal neurotransmisor que utilizan las neuronas parasimpáticas postganglionares; su receptores diana son receptores muscarínicos de la acetilcolina.
  • Con unas pocas excepciones, las neuronas simpáticas postganglionares liberan noradrenalina que actúa sobre los receptores adrenérgicos α y β localizados en los órganos.

El sistema nervioso autónomo (SNA) es una división semiautónoma del sistema nervioso que inerva virtualmente todos los órganos del cuerpo. El control central de la función autonómica conlleva la integración de información aferente y de impulsos corticales en los centros del tronco del encéfalo y el hipotálamo. Estas estructuras controlan toda la actividad del SNA (tono autonómico). El SNA periférico (o sistema visceral) sirve para distribuir eferencias autónomas por todo el organismo y pueden también mediar en los reflejos autónomos simples independientes del control central.

La función global del SNA es mantener la homeostasis en el organismo (p. ej. , optimizar las condiciones para la supervivencia) que se enfrenta a constantes cambios del entorno y demandas de actividad. Por ejemplo, el SNA ajusta la presión arterial y la frecuencia cardiaca para suplir las necesidades circulatorias del cuerpo que pueden variar enormemente desde el sueño en decúbito supino a un ejercicio físico vigoroso.

El SNA mantiene también una temperatura corporal constante a pesar de los cambios en las condiciones ambientales y en la actividad metabólica. En circunstancias normales, las funciones del SNA actúan de forma independiente de la consciencia, aunque pueden estar influidas.

¿Qué controla el sistema simpático y parasimpático?

Este texto completo es la transcripción editada y revisada de una conferencia dictada en el Curso Disautonomía: Nuevo Enfoque en el Tratamiento del Síncope, organizado por el Departamento Científico Docente de la Clínica Alemana durante los días 4 y 5 de agosto de 2000.

Director: Gonzalo Sanhueza. Es necesario considerar algunas limitaciones en este concepto por lo que algunos expertos creen que no lo deberíamos usar. Yo creo que el concepto todavía es válido siempre que reconozcamos sus alcances.

Debemos tener presente que este concepto no considera la rama aferente ni los sistemas especiales como el peptodérgico y otros; tampoco enfatiza concepciones modernas del sistema nervioso autónomo. Por ejemplo, cuando nos referimos al control de la erección, enseñamos que se encuentra bajo el control del sistema parasimpático, y la eyaculación bajo el simpático.

  1. Sin embargo, si ese fuera su único control y no se apreciaran detalles finos, no tendríamos una droga como el Viagra;
  2. Me referiré a los reflejos que controlan la presión arterial y el gasto cardíaco para luego hablar sobre la regulación de algunos lechos vasculares, que son importantes en el control de la presión normal ortostática;

Circuitos autonómicos centrales El sistema nervioso autónomo comienza en el cerebro, e incluye parte de la corteza cerebral de la ínsula, del cíngulo, de la amígdala y del tronco cerebral; éste último incluye la región periacueductal, el hipotálamo, el núcleo parabraquial de la protuberancia, el núcleo del tracto solitario y la región ventrolateral de la médula, la que es muy importante en el control de la presión arterial.

Existen proyecciones aferentes a distintas partes del cerebro y también conexiones desde centros altos a centros más bajos, al tronco cerebral, y a la médula espinal. El sistema simpático tiende a ser de distribución toracolumbar, y el parasimpático, craneal y sacral.

Hay ciertos grupos nucleares responsables del sistema parasimpático: el III, VII, IX, X; y en lo que respecta a la espina sacra esa es el área que controla la vejiga y la vulva. Los órganos inervados por el parasimpático también lo son por el simpático y así se mantiene la regulación de los órganos autonómicos.

Hay algunas diferencias anatómicas: en el sistema simpático el centro tiende a ser el hipotálamo; en cambio, en el parasimpático son los nervios craneales III, VII, IX, X. En términos de la médula espinal, el sistema simpático es toracolumbar y el parasimpático, sacral.

La organización y fisiología de ambos también difiere: el sistema simpático regula algunas funciones más globales y difusas, en cambio, el parasimpático provee de controles más finos. Para satisfacer esas necesidades, el sistema simpático preganglionar sinapta lejos del órgano blanco, cerca de la médula espinal o cerebro, posee una sinapsis preganglionar corta y tiene largas conexiones postganglionares, mientras que el parasimpático lo hace cerca del órgano blanco, ejerciendo un control mucho más fino.

El radio de acción preganglionar a postganglionar del sistema simpático tiende a ser bastante grande, porque controla funciones mayores y el del parasimpático es pequeño. En términos de diferencias funcionales, la función del sistema simpático es difusa para situaciones de emergencias.

El parasimpático controla la homeostasis de órganos particulares. En la presión arterial es opuesto, el sistema simpático la aumenta y el parasimpático la disminuye. El gasto cardíaco aumenta con el simpático y disminuye con el parasimpático. Si observamos un órgano como la pupila, el sistema simpático la dilata, el parasimpático la contrae.

En cuanto al intestino, si se le administra a alguien un colinérgico, éste le causa dolores abdominales y diarrea, en cambio el sistema simpático lo relaja; lo mismo ocurre con la vejiga. Por último, en la función sexual, el parasimpático causa erección y el simpático eyaculación.

Médula espinal En la columna lateral intermedia, donde está el cuerpo celular de la neurona simpática preganglionar, ésta tiene un axón preganglionar corto que sinapta en el ganglio, y un tracto postganglionar muy largo. Si consideramos los sistemas colinérgicos y anticolinérgicos, hay muchos péptidos distintos representados en la médula espinal, que tienden a modular acciones colinérgicas simpáticas y a proporcionar los controles más finos.

  1. En términos de distribución segmentaria ellos proveen distintas partes del cuerpo: T1 la cabeza, T2 el cuello, y el resto, distintas partes del cuerpo;
  2. Vía simpática al músculo esquelético y a la piel La vía simpática y órganos efectores en el músculo causan vasoconstricción y hay también fibras vasodilatadoras;

En la piel, hay fibras vasoconstrictoras simpáticas y fibras vasodilatadoras; algunas inducen la sudoración y la respuesta pilomotora, entre otros fenómenos. Músculo liso y control de la presión arterial En el músculo liso hay control a distancia, apuntando al sistema noradrenérgico, antiadrenérgico, peptidérgicos y otro nivel de control.

  • Con relación a la neurotransmisión, los péptidos y otros reguladores tienden a controlar acciones vasomotoras con pre y postrreceptores;
  • Los prerreceptores permiten modular la transmisión, por ejemplo, si existe mucha cantidad de un neurotransmisor puede haber feedback a los prerreceptores para disminuir la transmisión;

Existe una determinada densidad de receptores. Las vesículas más grandes se observan en las arteriolas, vénulas y venas; la mayor densidad ocurre en el ámbito de las arteriolas y las venas tienen una densidad menor. Cuando denervamos un órgano blanco, por ejemplo denervación postganglionar, el impulso tiene dificultad en llegar al órgano blanco, luego aumenta el número de receptores en ese órgano, por ejemplo en una arteriola aumenta el número de receptores alfa.

Y cuando se provee una dosis de neurotransmisor, la densidad aumentada y la afinidad de los receptores causa una respuesta exagerada. Este es el concepto de denervación supersensitiva. Con respecto a la presión arterial, en el mantenimiento de la tensión postural normal, el volumen sanguíneo es relevante, por ejemplo, si el volumen sanguíneo de una persona es bajo, se podrían realizar muchas maniobras terapéuticas sin obtener resultados.

Hay reflejos vasculares y además ciertos mecanismos humorales. Los reflejos más importantes son los barorreflejos: arteriolas o presión alta y venas o receptores de volumen. Por ejemplo, al pararnos bruscamente, se activan los barorreceptores arteriales, desciende momentáneamente la presión arterial y la presión del pulso.

Los receptores en el seno carotídeo y en el arco aórtico recogen esa información, envían impulsos al núcleo del tracto solitario, y desde ahí, hacia la periferia. El estímulo es un cambio en la presión del pulso que ocurre cuando uno se pone de pie.

Todos nosotros en algunas oportunidades, cuando nos ponemos de pie muy rápido podemos tener una sensación de mareo momentáneo y eso se debe a que hay un retraso en el reflejo. Los receptores se encuentran en el seno carotídeo y en el arco aórtico y son diferentes: el seno carotídeo posee una respuesta más importante y dinámica; en cambio el arco aórtico responde a cambios más grandes de la presión arterial.

  • La información viaja por las fibras A y C, recorre por el IX y X nervio craneal al núcleo del tracto solitario, y luego, la rama eferente se dirige al corazón y a las arteriolas;
  • La vía del vago parte desde el núcleo ambiguo y el núcleo dorsal motor para proseguir al nodo sinoauricular y regular la frecuencia cardíaca;

Un segundo componente va desde el núcleo del tracto solitario al núcleo rostroventral de la médula, y desde ahí, a la columna intermedia lateral para llegar a las arteriolas. La otra vía importante es la que va al corazón, pues una de las consecuencias cuando una persona se pone de pie, es que aumenta el tono simpático y la contractibilidad cardiaca.

  • Cuando pasamos del decúbito a la posición sentada, el cambio en la presión es menor; sin embargo, cambia notoriamente el volumen de sangre en las cuatro extremidades, activando los barorreceptores de baja presión;

El receptor se encuentra en el sistema cardiopulmonar, y la aferencia y eferencia son las mismas. El S. C también tiene vías neurales, por lo tanto, si se daña el S. , podemos tener un control anormal de la presión arterial. Por ejemplo, si se estimula el núcleo del fastigio en el cerebelo, se produce un aumento de la frecuencia cardiaca, de la presión arterial y vasoconstricción.

  • Una lesión bilateral de este núcleo en un gato, causa hipotensión ortostática;
  • Los pacientes con OPCA -condición degenerativa que afecta esta zona del S;
  • C-, presentan anormalidades en el control de la presión arterial;

Con respecto al efecto de la gravedad sobre las extremidades superiores, es importante que el reflejo venoarterial regule el volumen sanguíneo en el brazo, y es mediado por el reflejo del axón, que se pone en marcha si el brazo está colgante; en este caso la presión estrecha las venas, activa receptores y el impulso viaja por la fibra desmielinizada; luego se libera norepinefrina produciéndose contracción de las arteriolas.

Esta es una función muy importante, ya que gracias a este reflejo se reduce el flujo distal, manteniendo normal el flujo sanguíneo global; de lo contrario, la presión y el flujo sanguíneo de la mano serían muy altos.

Reflejo venoarterial: el estímulo lo constituye un aumento en la presión transmural de 25 mmHg, al bajar el brazo 40 cm se activa el reflejo disminuyendo 50% del flujo. El receptor se encuentra en la vena pequeña, sigue el circuito y aumenta la resistencia periférica del brazo.

Se ha demostrado que cuando uno se pone de pie, éste ayuda a mantener la tensión postural normal. Hay una función secundaria, independiente de este reflejo, que regula el tono de la resistencia pre y postcapilar, lo que previene el exceso de filtración desde los capilares.

Si los pacientes presentan falla autonómica, al final del día pueden tener edema provocado por la pérdida de esta regulación. Respiración y frecuencia cardiaca La frecuencia cardiaca no se mantiene completamente estable, aumenta al respirar profundo y disminuye con la espiración.

Al respirar profundo, se estimulan los receptores ubicados en los pulmones y se activa el reflejo. El centro respiratorio probablemente genera las arritmias del seno respiratorio, además hay un gran número de moduladores: uno de ellos se encuentra en los pulmones y otro en la aurícula derecha.

Cuando aumenta la presión de la aurícula derecha el corazón late más rápido para aumentar el flujo a través de la aurícula. La edad es uno de los principales factores que regulan la respiración profunda. Al envejecer, la variación de la frecuencia cardíaca es menor.

La hipocapnia es también importante, ya que regula el flujo cerebral; este reflejo posee una rama aferente y eferente vagal. Existen importantes influencias sobre el tronco cerebral a través de los nervios simpáticos.

Los «individuos simpáticos» se encuentran activados, así por ejemplo, un adolescente posee grandes arritmias del seno respiratorio, pero si está nervioso y tiene taquicardia en reposo, la variación de la frecuencia cardíaca es mucho menor. Al infundir isoproterenol la variación de la frecuencia cardíaca también se hace menor, porque se activa el sistema simpático.

La falla cardíaca, la profundidad de la respiración y la obesidad atenúan la variación de la frecuencia cardíaca. Control de la presión normal ortostática Al ponerse de pie la sangre pasa del área torácica a las extremidades, aproximadamente 500 ml van a las piernas y una cantidad menor a los brazos, y las cuatro extremidades se congestionan.

Una de las consecuencias es la caída del flujo sanguíneo central, porque el reflejo venoarterial no es perfecto y deja parte de la volemia en los tejidos. Por ello es recomendable que los pacientes con falla autonómica, se recuesten en la tarde y pongan sus pies en alto por alrededor de media hora; esto los provee de autotransfusión.

Cuando estamos de pie, hay un descenso en la presión del pulso arterial y esto está descargando en los barorreflejos. Hay un aumento en el sistema simpático y un descenso en el tono vagal, con activación de reflejos venoarteriales.

Además existen ciertas áreas circulatorias significativas en el mantenimiento de la tensión postural normal, es así como el lecho esplácnico mesentérico es muy importante porque posee el 20 a 25 % del volumen sanguíneo total, y también las piernas, que tienen 500 ml de capacidad; por otra parte, la respuesta barorrefleja también es relevante; en tercer lugar, al ponerse de pie, el nivel cardíaco está bajo y en cuarto lugar, luego de una comida se produce un aumento del volumen esplácnico de 200 a 300%, por los tanto, si hay cualquier imperfección en el control de los barorreflejos, la presión arterial caerá.

Es posible medir el flujo sanguíneo de la arteria mesentérica superior usando el ultrasonido. En un sujeto normal, luego de una comida, el flujo de la arteria mesentérica superior sube dos a tres veces. Cuando todos los reflejos están intactos, la presión arterial y el flujo cerebral se mantienen, y al ponerse de pie, la presión arterial todavía está bien controlada.

En un paciente que sufre de hipotensión ortostática, con la comida se produce una caída progresiva de la presión arterial y cuando se pone de pie, la presión arterial y el flujo sanguíneo cerebral caen dramáticamente. En otros casos de hipotensión ortostática, no cae la presión ni el flujo sanguíneo cerebral, porque el paciente lo ha compensado de alguna forma reduciendo la vasodilatación esplácnica.

Cuando se levanta, todavía hay un descenso en la presión arterial, pero debido a la regulación cerebral hay menor caída en la perfusión. Comparando un gran número de pacientes y controles, se observó que en los controles el flujo sanguíneo aumenta dos a tres por ciento, sin cambio en la presión arterial.

Por otro lado, los pacientes con falla autonómica se dividen en dos grupos: aquéllos que aumentan el flujo sanguíneo esplácnico con descenso dramático en la presión arterial, y los pacientes que compensan reduciendo la vasodilatación esplácnica previniendo así la caída en la presión arterial postprandial.

  • Usando doppler transcraneal adaptado para evaluar el sistema nervioso autónomo, es posible obtener información sobre el flujo sanguíneo; éste es igual al área multiplicada por la velocidad;
  • Si se dispone de un sistema donde el tallo de la arteria cerebral media no cambia de diámetro, podemos tener una buena medición de la velocidad promedio;

Cuando un sujeto normal se levanta, el flujo sanguíneo cerebral se mantiene, en cambio los pacientes con hipotensión ortostática presentan una caída en la presión arterial y en el flujo sanguíneo cerebral, y por ello tienen síntomas. Otros pacientes presentan una caída en la presión arterial, pero no en el flujo sanguíneo cerebral, gracias a un proceso llamado autorregulación cerebral.

  1. En pacientes con falla autonómica es recomendable expandir este rango autorregulatorio, así, aunque la presión arterial caiga al pararse, el flujo sanguíneo cerebral se mantendrá, y se evitarán los síntomas;

En resumen, el sistema nervioso autónomo es un sistema complejo que está construido sobre relaciones estrechas entre el simpático y el parasimpático. La modulación adicional de numerosos péptidos y un gran número de lechos vasculares son muy importantes en el mantenimiento de la tensión postural normal, en particular, el lecho esplácnico mesentérico. ¿Qué funciones tiene el sistema autónomo y qué funciones tiene el sistema somático?

Autor: Alfredo Torres DDS • Revisor: Cinthia Serrano MD Última revisión: 04 de Mayo de 2022 Tiempo de lectura: 22 minutos El sistema nervioso autónomo (SNA o sistema nervioso vegetativo) es una división funcional del sistema nervioso que se encuentra estructuralmente ubicado tanto en el sistema nervioso central (SNC) como en el sistema nervioso periférico (SNP).

Se encarga de controlar las glándulas y el músculo liso de todos los órganos internos (vísceras) de manera inconsciente. Es por esto que también es denominado sistema nervioso visceral. La otra división funcional del sistema nervioso es el sistema nervioso somático, que se encarga de las respuestas voluntarias del cuerpo.

En conjunto con las glándulas, el sistema nervioso autónomo influencia importantes funciones corporales sin que sea necesaria la intervención de la corteza cerebral. Morfológicamente hablando, el sistema nervioso autónomo se puede dividir en una parte central y otra periférica. El sistema nervioso autónomo inerva:

  • Músculo liso (paredes de los vasos sanguíneos, paredes de los órganos cavitados)
  • Músculo cardíaco
  • Células glandulares

Este artículo abordará la anatomía y función del sistema nervioso autónomo.

Puntos clave sobre el sistema nervioso autónomo

Divisiones funcionales Sistema nervioso simpático (SNS) Sistema nervioso parasimpático (SNPS)
SNS Centros: Columna intermediolateral de la médula espinal. T1 a L2/L3 Ganglios: ganglios paravertebrales (tronco simpático) , ganglios preaórticos (colaterales/preaórticos) Nervios eferentes: – Plexos carotídeos (T1-T3) – inervan cabeza y cuello – Nervios esplàcnicos cardiopulmonares (T4-T6)- inervan vísceras torácicas – Nervios esplácnicos mayor, menor e imo o mínimo (T7-T11) – inervan vísceras abdominales – Nervios esplácnicos lumbares (T12 – L3) – Inervan vísceras pélvicas
PSNS Centros: Tronco encefálico (eferencias craneales), segmentos S2 a S4 de la médula espinal (eferencias sacras) Ganglios: Ciliar, pterigopalatino, ótico, submandibular, ganglios abdominopélvicos de las paredes de los órganos abdominales y pélvicos. Nervios: – Eferencias craneales: ramos del oculomotor (III), facial (VII), glosofaríngeo (IX) y vago (X), inervan cabeza, cuello, corazón, laringe, tráquea, bronquios, pulmones, hígado, vesícula biliar, estómago, páncreas , riñones , intestino delgado e intestino grueso proximal. – Eferencias sacras: Nervios esplácnicos pélvicos – inervan colon descendente, colon sigmoideo, recto, vejiga, y pene o clítoris
Funciones SNS: – Contracción de músculo liso – Contracción del músculo cardíaco al estimular el sistema excitoconductor – Disminución de la secreción glandular, excepto las glándulas sudoríparas SNPS: – Relajación de músculo liso – Relajación de músculo cardíaco – Aumento de secreción glandular
Correlaciones clínicas Hipotensión ortostática (postural), disfunciones de la vejiga urinaria, disfunción eréctil

.

¿Dónde se controlan las funciones autonomicas?

  • El sistema nervioso autónomo desempeña un papel central en el mantenimiento de la homeostasis y regula casi todos los órganos del cuerpo.
  • Las principales divisiones funcionales son el sistema nervioso simpático y el parasimpático. Una tercera división, el sistema nervioso entérico, forma una red neural intrínseca que regula la función gastrointestinal.
  • En la mayor parte de los órganos, el sistema nervioso simpático y parasimpático produce funcionalmente efectos opuestos y pueden considerarse en términos simples como antagonistas fisiológicos.
  • El sistema nervioso simpático se activa como respuesta a cambios en el entorno y produce una respuesta coordinada tipo «lucha o huida» una amenaza.
  • El sistema nervioso parasimpático está continuamente activo y coordina la función de múltiples órganos de acuerdo con el estado fisiológico del organismo, facilitando funciones como la digestión y la excreción.
  • Debido a su importancia en la fisiología del organismo, el sistema nervioso autónomo es diana de muchas intervenciones farmacológicas y es responsable también de los efectos adversos de muchos medicamentos y toxinas.
  • El sistema nervioso autónomo (tanto su división simpática como la parasimpática) consta de una neurona preganglionar en el tronco del encéfalo y la médula espinal que inerva neuronas postganglionares cuyo soma se localiza en los ganglios autonómicos periféricos. La transmisión sináptica en los ganglios autonómicos está mediada por la acetilcolina, que interactúa con el receptor nicotínico que es diferente farmacológicamente de los receptores situados en el cerebro o en la unión neuromuscular. Las neuronas postganglionares inervan órganos diana repartidos por todo el cuerpo.
  • La acetilcolina es el principal neurotransmisor que utilizan las neuronas parasimpáticas postganglionares; su receptores diana son receptores muscarínicos de la acetilcolina.
  • Con unas pocas excepciones, las neuronas simpáticas postganglionares liberan noradrenalina que actúa sobre los receptores adrenérgicos α y β localizados en los órganos.

El sistema nervioso autónomo (SNA) es una división semiautónoma del sistema nervioso que inerva virtualmente todos los órganos del cuerpo. El control central de la función autonómica conlleva la integración de información aferente y de impulsos corticales en los centros del tronco del encéfalo y el hipotálamo. Estas estructuras controlan toda la actividad del SNA (tono autonómico). El SNA periférico (o sistema visceral) sirve para distribuir eferencias autónomas por todo el organismo y pueden también mediar en los reflejos autónomos simples independientes del control central.

  1. La función global del SNA es mantener la homeostasis en el organismo (p;
  2. ej;
  3. , optimizar las condiciones para la supervivencia) que se enfrenta a constantes cambios del entorno y demandas de actividad;
  4. Por ejemplo, el SNA ajusta la presión arterial y la frecuencia cardiaca para suplir las necesidades circulatorias del cuerpo que pueden variar enormemente desde el sueño en decúbito supino a un ejercicio físico vigoroso;

El SNA mantiene también una temperatura corporal constante a pesar de los cambios en las condiciones ambientales y en la actividad metabólica. En circunstancias normales, las funciones del SNA actúan de forma independiente de la consciencia, aunque pueden estar influidas.

¿Qué controla el sistema nervioso parasimpático?

Parte del sistema nervioso que desacelera el corazón, dilata los vasos sanguíneos, reduce el tamaño de la pupila, aumenta los jugos digestivos y relaja los músculos del aparato digestivo.

Adblock
detector