Santa Rosa de Lima: muchos fieles y varios peligros